INGLÉS JURÍDICO

SEMINARIO: INGLÉS TÉCNICO JURÍDICO

 


El idioma inglés se ha convertido en una lengua omnipresente en el mundo de las ciencias y tecnologías.  Los avances científicos son comunicados en este idioma, por lo tanto resulta una herramienta imprescindible en la actualidad. Es el idioma internacional por excelencia que ha redefinido los intercambios culturales, comerciales y de otra índole entre hablantes de distintas partes del mundo (Dudley-Evans, 1998; Grabe y Kaplan, 1996). En este contexto, países como Argentina se encuentran en dependencia respecto de la información que producen los países desarrollados y, en ámbitos laborales, es vital que su población pueda comunicarse en inglés para llevar a cabo negociaciones e intercambios con países de habla inglesa o de otro idioma.

Debido a que la lectura y escritura en inglés son prácticas habituales en todo el mundo, el aprendizaje de esta lengua cobra una especial importancia en todos los campos. El ámbito del Derecho no es ajeno a este escenario, ya que muchos avances jurídicos que se producen principalmente en el hemisferio norte son comunicados en inglés, por lo que debe entenderse la lectura en esta lengua extranjera como el medio necesario para acceder a la información y construir conocimiento disciplinar (Dorronzoro, 2005). Esta área cuenta con un repertorio específico de géneros discursivos elaborados por expertos y juristas que circulan en el mundo; por lo tanto, ser capaz de leerlos es clave para conocer la disciplina (Cassany, 2008). Por otra parte, una habilidad esencial en este planeta globalizado relacionada con el conocimiento del inglés es la producción escrita. Los profesionales deben tener la capacidad no solo de comprender los textos de la especialidad, sino también de producirlos para dar a conocer sus propios hallazgos e inquietudes, para poder establecer una comunicación con otros colegas, entre otras funciones. 

Por todo lo expuesto, resulta imprescindible ayudar a los profesionales del Derecho a comprender los textos propios de su disciplina y a producir textos breves en inglés. Estas habilidades, la lectura y escritura, en muchas ocasiones y por diferentes motivos, no pudieron ser desarrolladas en la escuela secundaria o durante sus estudios superiores. En el caso de haber recibido una instrucción en lengua extranjera apropiada y amplia, esta suele estar orientada a un tipo de inglés más general. Por lo tanto, este curso se propone contribuir a un mejor desempeño profesional de los abogados al brindarle las herramientas lingüísticas necesarias para adquirir conocimiento especializado sobre el inglés.